Actualidad Internacional

En Cuba, artistas disidentes se atrincheran

Escrito por Analisis Noticias

Un grupo de artistas plásticos e intelectuales se ha encerrado en La Habana para exigir la liberación de un rapero encarcelado y más libertad de expresión. Algunos están en huelga de hambre.

Durante los últimos diez días, una docena de miembros del Movimiento San Isidro (MSI), un colectivo de artistas e intelectuales, han estado encerrados y, para algunos, están en huelga de hambre para denunciar el encarcelamiento de uno de los suyos, el rapero Denis Solís, detenido el 9 de noviembre y condenado a ocho meses de prisión por “autoridad insultante”. La sede del colectivo, donde son recluidos, en el número 955 de la calle Damasco, se encuentra en el distrito de San Isidro, parte del centro histórico de La Habana donde conviven infraestructura turística (restaurantes, hoteles, tiendas de recuerdos) y bolsillos de miseria y condiciones insalubres.

El rapero Denis Solís es acusado de insultar a agentes de policía que forzaron su entrada a su casa sin una orden de arresto. En una canción publicada en 2018, Sociedad Condisera,denunció la falta de libertades sobre imágenes de represión policial y barrios en ruinas, en comparación con los lujosos cruceros que se detienen en La Habana. Las protestas de los disidentes de MSI también se centran en la reciente apertura de tiendas que venden sólo en dólares, lo que excluye a la gran mayoría de la población.

Una bandera cubana en la parte posterior

Entre los líderes del MSI se encuentran el artista plástico Luis Manuel Otero Alcántara y el músico Maykel Castillo, conocido como Osorbo. Otero Alconara, conocido como Luisma, ha acumulado decenas de detenciones por intervenciones callejeras o en redes sociales. En marzo, permaneció encarcelado durante 12 días después de publicar fotos de su última actuación: vivir día y noche con una bandera cubana en la espalda. Se podía ver en la cama, en el inodoro o en la playa. Siempre con la bandera nacional. Acusado de “insultar al símbolo de la patria”,fue arrestado y pudo enfrentar cinco años de prisión. Fue liberado después de una fuerte movilización internacional.

El grupo San Isidro nació en 2018 de la movilización contra el Decreto 349, una de las primeras decisiones tomadas por el presidente Miguel Daaz-Canel tras asumir el cargo en abril. El texto requiere el permiso del Ministerio de Cultura para cualquier actividad artística, ya sea pública o privada. Incluso los payasos y magos que animan cumpleaños están sujetos a ella. El texto también criminaliza el “uso de símbolos patrióticos”, “lenguaje sexista, vulgar u obsceno” y el“ataque a los valores éticos y culturales” de la Revolución.

En un país sujeto a un sistema unipartidista y donde todos los medios de comunicación son de propiedad estatal, el decreto tenía por objeto restringir el pequeño espacio de libertad del que gozaban los artistas, casi los únicos, con unos pocos blogueros independientes y un puñado de opositores políticos altamente vigilados, para expresar opiniones contrarias al dogma oficial. El gobierno comunista acusa a estas voces disidentes de ser “mercenarios” al servicio de los Estados Unidos.

“Las autoridades pueden seguir acosando a los artistas, pero no mantener sus mentes en la cárcel”

El gobierno cubano llamó el miércoles al Secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo un “mentiroso” tras su condena de la “cruel represión” de los activistas de MSI. “Pompeo debe abstenerse de interferir en los asuntos internos de Cuba”, escribió el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, en Twitter.

El Secretario de Estado de los Estados Unidos había instado a “los socios democráticos de todo el mundo a alzar la voz y hacer del respeto de los derechos humanos una condición previa para cualquier relación con el régimen de Castro”. La directora de Amnistía Internacional para las Américas, Erika Guevara Rosas, dijo que “las autoridades pueden seguir hostigando, intimidando, arrestando y criminalizando a artistas y pensadores alternativos, pero no pueden mantener sus mentes en prisión”.

RELACIONADO: TAMBIÉNElección de Joe Biden: En América Latina, mucha esperanza y algunas decepciones

La administración Trump ha tomado una línea dura contra el gobierno cubano. Su último fallo es la prohibición de la transferencia de fondos de Western Union de Estados Unidos a Cuba esta semana. Esto fue un golpe para el régimen, ya que fue a través de esto que la mayoría de los miembros de la diáspora ayudaron a sus parientes en la isla. El presidente electo Joe Biden ha prometido aliviar las restricciones a Cuba, pero también impulsar la liberación de todos los presos políticos. El expresidente Barack Obama, de quien Biden era vicepresidente, restauró las relaciones diplomáticas con Cuba en 2015, diciendo que el medio siglo de esfuerzos para derrocar al régimen comunista, incluso a través del embargo económico, fue un fracaso.

Desde su asedio en la calle Damasco, bajo una fuerte vigilancia policial, ya que prohíbe a los transeúntes acercarse a ellos, los activistas continúan su movimiento y dan noticias en las redes sociales. El miércoles por la noche, Luis Manuel Otero Alcontara informó en Facebook de su decisión de detener su huelga de hambre, mientras continuaba sin comer. Su mensaje concluye: “Estamos vivos y conectados”.

Francois-Xavier Gómez

Deja un comentario