Actualidad Internacional

En Marte, los primeros días de Perseverance

Escrito por Analisis Noticias

¡Hola a la Tierra, es perseverancia! Tuve un buen viaje y finalmente llegué a Marte. Me instalé en el cráter Jezero, como dijimos. No hay mucha gente, pero el paisaje es agradable y el clima es bastante suave: -8OC durante el día, -74 grados Celsius por la noche. Ni siquiera necesito quitarme la bufanda.

Gracias por el mapa de la zona que se deslizó en mi equipaje! Ha sido útil para mí. Después de cruzar la atmósfera de Marte y abrir mi paracaídas, reconocí el lugar de inmediato y me sumergí hacia el delta del cráter, donde un río estaba fluyendo hace miles de millones de años portando sedimentos.

No tenía ni idea en ese momento, pero me estaban vigilando… El U.S. Mars Reconnaissance Orbiter (MRO), alrededor de Marte desde 2006, fue misión para mantener un ojo en mi aterrizaje. Ella se acercó con su cámara HiRise, y me vio con mi paracaídas! Pero si, mira con cuidado: el pequeño punto blanco, fui yo con mi casco el que me protegió de las fricciones de la atmósfera. Y la burbuja de arriba es mi paracaídas de 21,5 metros de ancho. Pero es buena, MRO. Estaba a 700 kilómetros de mí y conducía a 3 kilómetros por segundo cuando tomó la foto. Qué momento…

El rover Perseverance en pleno aterrizaje, todavía envuelto en su escudo térmico y frenado por su paracaídas, fotografiado por la sonda estadounidense Mars Reconnaissance Orbiter. (JPL-Caltech. Universidad de Arizona. Nasa)

Cuando estaba a sólo diez kilómetros sobre el nivel del mar y había frenado lo suficiente, se me cayó el escudo térmico que tenía bajo el estómago y empecé a guiarme. Comparé mi mapa regional con lo que vi en el suelo, para apuntar a la zona de aterrizaje que me mostraste: una elipse de 6,6 por 7,7 kilómetros, diez veces más pequeña que la de mi hermano mayor Curiosity (no para presumir – todo el crédito va a mis ingenieros humanos que han ganado experiencia desde 2012). Elegí una esquina sin roca grande para no dañarme a mi llegada.

La elipse blanca representa la zona de aterrizaje objetivo del rover Perseverancia. Alrededor, salpicadas, el tamaño de las áreas a las que se dirigían las misiones anteriores para la comparación (pero llegaron a otras regiones marcianas). (Nasa)

Si me estás buscando,estoy a 18,44 grados norte y 77,45 grados este. La esquina es tranquila. Hay mucho polvo de roca en el suelo (se llama el regolito), piedras punteadas y rocas de afloramiento. Un poco de grava, también. Tal vez hasta guijarros. De todos modos, un montón de guijarros. Es muy mineral. Pero es bueno, es mi especialidad: soy geólogo entrenando. Voy a escanear el suelo en el radar, oler rocas con rayos X, rociarlas con láseres y cavar zanahorias para traer de vuelta a la Tierra.

La primera imagen de Marte enviada por el rover Perseverancia después de aterrizar el jueves. (JPL-Caltech. Nasa)

Ese es el punto de vista de dónde estoy. Lo siento, el horizonte no está muy claro porque tomé la primera cámara que tenía a mano para enviarte una postal tan pronto como llegué, minutos después de aterrizar. Y sucede que esta cámara está instalada bajo mi vientre, en el lado de mi rueda delantera izquierda. Más tarde se utilizará para detectar la rugosidad del terreno para montar con seguridad. Esta es mi primera imagen de Marte. Ella lo tira a la borda, ¿no? ¿Qué quieres decir con “es borroso”? ¡Ah, pero diablos! ¡Aún no he quitado la cubierta de polvo de la lente! Espera.

Primera imagen en color de alta resolución de Marte enviada por el rover Perseverancia después de aterrizar el jueves. (JPL-Caltech. Nasa)

Eso está mejor. Este se toma sin caché, en alta definición y en color. Puede ver relieves en la distancia a la derecha. Las “paredes” del cráter Jezero tienen varias decenas de metros de altura, pero tengo la intención de cruzarlas algún día para salir de este tazón. Pasaré por el delta y subiré el curso del antiguo río para buscar el origen de carbonatos, minerales que se formaron en el agua hace mucho tiempo y mostrar que el ambiente pasado era acogedor para la vida en Marte.

Para los amantes de las hermosas imágenes, sepan que filmé completamente mi propio aterrizaje con todas las cámaras que la Nasa me ha instalado por todas partes: un apuntando al cielo para ver el despliegue del paracaídas, una inmersión al suelo para verme caer, suspendido por cables… Las imágenes están en mi disco duro. Pasé todo el fin de semana enviándolos a la Nasa, megabyte por megabyte. Actualmente están editando la película, y prometieron mostrarla a todos los terrícolas este lunes por la noche a las 8 pm (hora de París). ¡No puedo esperar a verme a mí mismo en la pantalla! Como bocado, aquí hay una foto de mi aterrizaje, vista desde arriba. Se pueden ver los cables que me conectan con el suelo de descenso, que me “llevó” a la superficie de Marte:

El rover Perseverance en pleno aterrizaje, filmado en buceo vertical desde el escenario de descenso que lo sostiene por cables. Esto es en sí mismo frenado por un gran paracaídas. (JPL-Caltech. Nasa)

Bueno, tengo que dejarte, tengo mucho trabajo que hacer. Tengo que estar completamente operativo en los próximos días. Poco después de mi llegada el viernes, empecé desbloqueando mi “mástil” que estaba doblado sobre mi espalda. Lo desplegé el sábado. Ahora tengo mi cuello bien erguido por encima de mi cuerpo. En mi cabeza, hay dos instrumentos científicos (la cámara Mastcam-Z y mis grandes rayos láser de ojos franceses, Supercam)y cámaras para la navegación. Ya he empezado a calentarlos para tomar panoramas de mi entorno. También me tomo unos selfies de paso. No es que sea narcisista. mi equipo de la Nasa sólo quiere comprobar que estoy en buenas condiciones después del temblor del viaje y el aterrizaje.

Me siguen enviando instrucciones, a la Nasa (y sus órdenes tardan más de once minutos en venir a mí por las olas, a la velocidad de la luz). Ya quieren actualizar mi sistema informático y enviar consultas para probar el correcto funcionamiento de mis instrumentos.

liberation.fr

Deja un comentario