Actualidad Nacional Opinión

Lo que esconde la Corrección Política, una Larga Cadena de Efectos que arrastran a Chile.

Escrito por Analisis Noticias

 

Por Livio Amador Roldán.

 

El proceso de destrucción de una parte de la Región del Biobío y de la Región de La  Araucanía   ha venido en aumento.  La historia reciente tiene varios hitos que son de público conocimiento, tales como el ataque incendiario al matrimonio Luchsinger–Mackay,   quienes murieron  quemados,  el que  después de un tenso y politizado juicio,   lleno de presiones, tiene a Celestino Córdova condenado a 18 años de prisión.  El 4 de mayo de 2020 inició la tercera huelga de hambre junto a otros 8 presos mapuches en Temuco,  a los que se agregaron 17 más,  sumando un total de   26 presos en huelga de hambre, incluidos los machis,   quienes exigieron la aplicación del Convenio 169 de la OIT, que permite a los presos cumplir su condena o prisión preventiva en sus tierras y no en una prisión.  Celestino Córdova exigió específicamente el respeto a sus derechos como líder espiritual del pueblo mapuche, lo que le exige tener una proximidad física a su tierra y un lugar sagrado específico, que representa la conexión entre el mundo terrenal y espiritual.

 

Durante los días de huelga de hambre, el Ministro de Salud, Enrique Paris, llamó al machi Celestino Córdova  diciéndole: “Colega médico, por favor, le ruego que medite esta situación y que no dañe su salud”. El machi es reconocido en la comunidad mapuche como autoridad espiritual, cargo que trascendió al ámbito académico cuando fue uno de los expositores de un diplomado organizado por la Universidad Católica de Temuco entre 2010 y 2011.

 

Ante las presiones de una mediática huelga de hambre,  el gobierno de Sebastián Piñera terminó por ceder,  y  el 18 de agosto 2020   logró un acuerdo para  que Celestino Córdova pueda visitar  su  rewe,   luego de 107 días de huelga de hambre.  El acuerdo incluye el permiso de visitar su comunidad durante 30 horas para participar en una ceremonia.

 

Surge una contradicción vital en este personaje, cómo es posible que un “líder  espiritual”, sanador de almas y de  enfermedades físicas, además de consejero de loncos e integrantes de su comunidad  pueda llegar a participar en un crimen tan  cobarde y  de  tanto  odio que hace dudar de su supuesta condición de líder espiritual    ¿Dónde queda su conexión con los espíritus que le revelan hechos y lo ponen en contacto con los sutiles planos del mundo espiritual y de la naturaleza…?  La responsabilidad y la sabiduría propia de un Machi como líder,  acá está ausente o bien es para dudar, porqué si tiene tal conciencia, sabe él que sus acciones necesitarán muchos actos de redención para aplacar los efectos de su acciones.   Nada en la Naturaleza queda impune a  la Justicia, y de eso  no se puede desentender,  porque  su obsesivo enfoque de odio,  atizado y fomentado  por la manipulación  de los camaleones de  la izquierda ,  quienes  deambulan por el mundo con el discurso del progresismo como una corriente global,   está dejando y/o arrastrando a los pueblos a un a camino de descenso donde será muy difícil retornar sin cicatrices que costarán otros 200 años de dolor y odios.

 

Han ocurrido cientos de hechos que caben perfectamente en la categoría de terrorismo  porque  han afectado a cientos  de camioneros, a cultivos,  a instalaciones y  a maquinarias agrícolas,  las que han sido  destruidas al nivel de pérdida total.  Lamentablemente estos hechos han tenido  la  mirada pusilánime del gobierno y  del mundo político, quienes no han querido reconocer la gravedad  de los hechos;  o bien prefieren esconder la cabeza para no enfrentar la verdad de los delitos con acciones concretas y  todo se circunscribe a declaraciones  políticamente correctas, que solo son declaraciones de buenas intenciones, “de perseguir a los culpables hasta las últimas consecuencias” o “convocar a una mesa de trabajo”  que son Statu Quo permanente, mientras el fuego sigue arrasando propiedades,  fruto de grandes esfuerzos de años de trabajo y que generan normalmente trabajo para la misma gente de la zona.   Esta destrucción trae más cesantía y pobreza  para su gente,  es el  mismo efecto generado por la destrucción sistemática a causa de las bien organizadas y planificadas  protestas sociales.

 

Los políticos, muchos responsables por  su simpatía y concordancia ideológica por la “causa mapuche”,  saben y si no lo saben,  los hechos por si solos los harán entender,  que una vez encendido el  fuego del terrorismo es difícil de frenar, y los políticas deberán asumir sus errores y deberán pagar caro su tibieza.

 

En Chile el disminuido Partido Demócrata Cristiano, como todos los partidos políticos de izquierda, han recibido fuertes críticas por su tibieza políticamente correcta para condenar categóricamente el terrorismo, que hoy  ven  con espanto el vil ataque que sufrió el jueves en la noche el predio perteneciente a Fuad Chahín Said,  padre del presidente de la Democracia Cristiana,  en las cercanías de las Termas de Tolhuaca,  comuna de Curacautín, en la región de La Araucanía.  Muchos políticos-empresarios tienen  propiedades agrícolas y casas de veraneo en las fértiles tierras del sur de Chile  que también podrían verse afectados, y, el miedo lo deben sentir, pero cuando han tenido la posibilidad de influir desde sus cargos han preferido el silencio cómplice, o la cómoda corrección política.

 

El siniestro que afectó a la familia Chahín Said comprometió cinco cabañas, una leñera, una motoniveladora, un camión y una camioneta. En la propiedad había cuidadores solamente, ya que tanto Chahín se encontraba en Santiago para un tratamiento médico de su esposa.

 

El afectado dijo estar “desconcertado” al no entender el porqué del ataque. “En el lugar donde nosotros construimos esas cabañas que se destruyeron   se reconstruyeron también  las Termas Tolcahuaca que son milenarias, porque compramos, en sociedad con mi padre  y reconstruimos todo con el esfuerzo de mi mujer, 40 y tantos años de trabajo (…) y jamás le hicimos daño a nadie. No usurpamos nada. Nunca hubo una familia mapuche viviendo en Tolhuaca”.

 

El aire se enrace en Chile, la atmósfera es densa, tensa, deprime por la dureza del encierro obligado impuesto por las autoridades para frenar el contagio del CoronaVirus, lo que se agrava  con la cesantía, cuyo primer y mayor impacto se produjo  como  consecuencia de la mal llamada Explosión Social, que arruinó negocios en todo Chile.  Transitar por el centro de la mayoría de las ciudades del país es ver la fealdad de locales que otrora contaban con atractivas y bien decoradas vitrinas y hoy cubiertas con fuertes planchas de acero o madera y sobre ella los feos rayados llamando a la violencia anárquica.

 

Nuevamente vemos efectos y más efectos de los llamados a la destrucción,  y a pesar de ello  grupos de izquierda,  sincronizadamente,   alimentan los rumores de una Explosión Delictual 2.0.  Los cabecillas de estos grupos siguen soplando entre las cenizas para reavivar el fuego si el Rechazo gana en el Plebiscito.

 

A este desolador panorama de terrorismo, anarquía y  cesantía se suma el paro de camioneros, y parece que un frio viento recrea el pasado recordándonos que la historia es cíclica, y que los pueblos que no han aprendido las lecciones de su  pasado están condenados a repetirla, y hoy, nuestras reminiscencias,  traen imágenes muy  claras de ese pasado que creímos dejar atrás ,pero no, estaban ahí al acecho esperando su momento.

 

Livio Amador Roldan

Deja un comentario