Analisis Noticias

Más Allá del Eclipse, y su relación con la oscuridad del hombre de hoy.

Escrito por Analisis Noticias

Leyendo el artículo “El Eclipse” publicado por Análisis Noticias y escrito por el señor Livio Amador Roldán quisiera agregar algunas ideas que se desprenden de su lectura y de la reflexión que surge. La primera reflexión es que el eclipse como fenómeno es extraordinario, es matemático, es preciso, es armónico, nada sobra nada falta,  y nosotros los seres humanos quedamos impresionados, y vemos en el eclipse la naturaleza toda en acción, la naturaleza como expresión de Dios. Naturaleza que no cuestiona nada, simplemente actúa, cumple con su propósito, porque lo que llamamos naturaleza es todo lo manifestado en la tierra y en el universo, y seguramente lo manifestado en los planos materiales visibles, e invisibles para nuestros básicos y no desarrollados sentidos, ni siquiera podemos concebir lo que corresponde a los sutiles planos de la espiritualidad.

Los Astros en el Eclipse cumplen con su deber, no existen cuestionamientos, están en el sendero de la ley, el sendero del medio, el de la recta acción. Esto es lo que nos maravilla, ver el cumplimiento de lo que llamamos un fenómeno astrológico.

En ésta cita apreciamos o intuimos algo que como seres humanos hemos perdido o anhelamos tener, o bien sea una aspiración de nuestra Alma que nos insta a despertar y elevarnos para obedecer a esa parte superior de nuestra naturaleza humana que coexiste y lucha contra esa otra parte, también nuestra, que nos arrastra a la materia, a lo sensible y concupiscible. Nos arrastra a la materia más densa, llena de egoísmos y ambiciones, fijando la conciencia en  nuestro “yo”, que se identifica con la personalidad, con la cáscara, que muchas veces vacía se llena y/o se identifica con Ideas extrañas, muchas no pensadas, adquiridas como un contagio por no tener ideas propias. Entonces si tenemos una mente sin barreras que filtre, es factible que muchas Ideas densas, maléficas y espesas se apoderen del individuo.

Hoy tenemos muchos ejemplos de Ideas materialistas, llenas de egoísmo que se  apoderan de mucha gente que las toma para sí,  y las transmite como dignas de imitarse. Así surgen percepciones, que no son más que confusiones fomentadas por ideas y conductas expresadas y limitadas como “corrección política”. ¡Ay!  de aquel que ose decir algo contrario porque los tentáculos de la moderna inquisición destrozan cual mastín adiestrado para ese fin.

La segunda reflexión es que quiero  pensar en el eclipse , pero quiero ir más allá del eclipse, más allá del fenómeno,  quiero llegar  al ser humano, al hombre de hoy, que vive su “propio eclipse espiritual y consciencial”.  El hombre de hoy es un ser oscuro, bloqueado,  al que la clara luz de la conciencia no penetra las gruesas capas de la personalidad cargada de agregados psicológicos, que mantiene a oscuras su vida interior desconectada de los beneficios de la vida espiritual y de recta razón. Como no tiene mayor conexión con el Alma desconoce los beneficios de las virtudes como maestras de vida.

Como  vive en la oscuridad,  a consecuencia de su propio eclipse, no diferencia correctamente, no sigue los postulados de la naturaleza; el orden, la armonía de ella, al contrario es un ser desarmónico  que cree ser un pequeño dios, forjador de su destino y creador de su propia realidad, la que cree poder manipular a su antojo. Así vemos que alguien nació hombre pero se autopercibe como mujer, o leer que un hombre ha dado a luz.  Acaso esto no es ir contra el orden natural, contra la naturaleza misma? Estos son algunos de muchos ejemplos del pesado eclipse que carga el ser humano en este momento histórico.

Es por ello que la enseñanza de éste eclipse, es ver más allá del eclipse mismo. Cómo fenómeno astrológico, nos lleva a descubrir los astros cumpliendo con su deber en orden, en armonía, y al ver al ser humano, lo vemos oscuro, bloqueado, cargando su propio eclipse espiritual que se refleja en nuestra carencia de orden, de armonía,de inegoismo y de Amor. Es evidente que hay un desconcierto profundo en cuanto a fines y principios. Un desconcierto profundo de falta de vida espiritual, un desconcierto profundo de las instituciones y sus líderes que cada día toman más y extrañas decisiones que nos afectan a todos en su conjunto.

 Si tan solo actuáramos cómo los astros en un eclipse, probablemente nuestra vida o nuestras vidas estarían alejadas del dolor y del placer, estarían alejadas de ambos extremos, estarían centradas en el justo medio, en el actuar por deber, y ese actuar por deber naturalmente nos permite asomarnos a los planos superiores de conciencia para comprender la sabiduría que nos acerca a Dios Omnipresente, Omnisciente en la naturaleza toda.

Ángelo Do Santos

Deja un comentario