Opinión

Padres e hijos

Escrito por Analisis Noticias

Pudo ser de otra manera. Pudo, quien decidió cómo seria y cómo evolucionaría la vida en nuestro planeta, haberlo hecho de manera diferente, pudo hacer que la vida y su evolución fueran tan solo consecuencia del azar, de la casualidad, si así hubiera sido, hoy nadie sería progenitor de nadie ni nadie sería descendiente de nadie, ningún vínculo les uniría, ni biológico ni afectivo, ninguna responsabilidad tendrían los unos sobre el cuidado de los otros y ningún derecho tendría nadie a ser cuidado y protegido porque esa responsabilidad y ese derecho son solo la consecuencia de ese vínculo natural padres-hijo.

Pero la realidad es que en este planeta la vida se origina y evoluciona de manera tan perfecta que casi nos parece un milagro. Somos un planeta en el que sabemos de quién venimos, conocemos los sutiles lazos que nos unen, y crecemos confiados en que alguien nos cuide cuando aún no seamos capaces de hacerlo por nosotros mismos y también en que alguien lo hará cuando hayamos perdido la capacidad de hacerlo. Y esto tiene un nombre, se llama familia, se llama padres y se llama hijos, y si los humanos hemos sido capaces, durante miles de años, de sobrevivir en un planeta que a la vez que hermoso es tremendamente hostil, con sus glaciaciones, sus terremotos, sus volcanes… ha sido precisamente gracias a ella, a la familia. Y esto es algo que no solo nos define a los humanos, define a la misma naturaleza. Todos los seres vivos están unidos por esos lazos que serán más o menos fuertes dependiendo de la calidad humana de cada uno y de su propia naturaleza, pero existirán siempre, al menos es lo deseable.

Todo niño o niña cuando nace tiene un padre y una madre y nada será más perfecto para él y para su futuro desarrollo como persona que poder sentir, desde el mismo momento de nacer, el cálido abrazo de sus padres. No existe forma mejor, ni más perfecta para que el niño inicie el camino de su vida. Nadie, y mucho menos el diluido e impersonal afecto de «la tribu», podrán transmitirle el sentimiento profundo de su ser humano, más bien en la tribu el niño se sentirá solo un individuo parte de una «manada».

Será alimentado con la leche de su madre, sintiendo el placer de mamar oliendo el aroma que quedará grabado en lo más profundo de su alma, el olor a «su madre», único e inconfundible. Y debe crecer en el ámbito de su familia, biológica o adoptiva, cuidado, arropado, protegido y guiado con amor en el camino siempre difícil de la vida. En su seno adquirirá los aprendizajes que le aportarán una educación que siempre debe ser la suficiente, clara y oportuna, para que le ayude a no cometer errores antes de cometerlos, para que le ayude a discernir el bien del mal, a compartir, a respetar al igual y al desigual -el respeto debe ser siempre lo que guíe sus relaciones con los demás-, a amar, a comprender… y a saber perdonar

La escuela, absolutamente necesaria, desempeña un papel fundamental en el desarrollo del ser humano, es la encargada de trasmitirle los conocimientos que la humanidad ha ido adquiriendo a través de los siglos para que él pueda avanzar en su vida sin tener que partir de cero, y de su socialización, factor fundamental en su desarrollo.

La escuela transmite sobre todo conocimientos, la familia, además de ser la responsable de su desarrollo, es la responsable de que adquiera los valores que le harán una persona apta para él mismo y para los demás y debe hacerlo del modo más eficaz para el aprendizaje, con el ejemplo.

No son opuestas familia y escuela, son complementarias, las dos necesarias, y nada le hará más daño a un niño que crear un conflicto entre ambas porque eso le confundirá y le hará sentirse inseguro cuando lo que necesita es seguridad casi más que el alimento que toma. Concedamos a cada una su espacio para lograr una humanidad mejor.

1 Comment

  • Interesante artículo, donde se destaca y se valora al primer grupo social de la humanidad , la familia, y que ha permanecido hasta hoy desarrollando un rol importante en la formación de nuevas generaciones. Debemos valorarla y defenderla con responsabilidad y respeto

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: