Opinión

Promoción de la pedofilia

Escrito por Analisis Noticias

De todos los conceptos desarrollados por Kinsey, el más preocupante es el que justifica las relaciones sexuales con niños (pedofilia). Kinsey opinaba que los niños están predispuestos a la actividad sexual desde el momento en que nacen, y que las actividades sexuales entre niños y adultos están incluídas entre los “desahogos sexuales”. Sin embargo, según él, la sociedad las cataloga como “tabú” por haber sido condicionada por las normas, cuando en realidad se trata de un comportamiento sexual “normal” que debe ser practicado. Según Kinsey, si estas relaciones sexuales se llevan a cabo en circunstancias “apropiadas”, es decir, si el adulto genuinamente siente afecto por el niño como lo sentiría un padre u otro pariente, dichas relaciones podrían ser una experiencia “sana” para el niño. Los resultados son desfavorables, según Kinsey, sólo cuando las autoridades públicas o los padres le han hecho creer al niño que este comportamiento es inmoral o incorrecto.

Kinsey, sus colegas y los que han sido influenciados por su ideología sexual, caen en el error de pensar que las normas morales sobre la sexualidad son imposiciones arbitrarias que sólo logran frustrar la “libre” expresión de la inclinación sexual. Pero los mandamientos de Dios con respecto a la sexualidad, como todos los demás mandamientos, existen precisamente para ordenar el ejercicio de este maravilloso don de Dios hacia el verdadero bien de la persona humana. La recta razón y la experiencia han demostrado que las relaciones sexuales fuera del matrimonio, indisoluble y abierto a la vida, entre un hombre y una mujer, sólo llevan a la frustración y a un sin número de problemas tales como las enfermedades de transmisión sexual, los embarazos fuera del matrimonio, los matrimonios y las familias destruidas, los niños traumatizados y a lo peor de todo: a la separación de Dios, si es que no hay un sincero arrepentimiento.

Por otro lado, la ideología de Kinsey olvida la más elemental psicología, al no caer en la cuenta de que el niño y el adolescente necesitan madurar afectivamente antes de estar listos para después entregarse a sí mismos total, responsable y amorosamente en el matrimonio.

Las investigaciones de Kinsey sobre la sexualidad humana fueron manipuladas para que los resultados pudieran reafirmar su ideología, aunque no tenían una verdadera base científica.

¿Qué le motivó a actuar así? Según Paul Robinson, uno de sus biógrafos, Kinsey se dedicó en su trabajo, a “socavar las normas tradicionales de la sexualidad”. Quizás el motivo por el cual Kinsey quería cambiar las normas sexuales de la sociedad, era su aversión a los principios judeo-cristianos en los cuales ésta se basa. “Kinsey conocía bien la tradición judeo-cristiana y estaba indignado por lo que ésta le había hecho a nuestra cultura”, dijo Pomeroy. Kinsey tenía su propio plan de acción inmoral y esperaba utilizar sus “investigaciones” como la base “científica” para “cambiar los valores morales tradicionales de la sociedad”.

Las investigaciones de Kinsey consistieron de dos partes principales: 1- usó datos de las “historias sexuales” de cerca de 18,000 personas y 2- dirigió experimentos sexuales en varios cientos de niños de dos meses a casi 15 años de edad.

La información que se obtuvo no sólo fue manipulada, sino que los entrevistados, en el caso del primer tipo de “investigación”, no representaban a la sociedad porque fueron deliberadamente escogidos (algunos se brindaron), precisamente por ser depravados. Aunque Kinsey decía que quería documentar y mostrar lo que la sociedad estaba haciendo con respecto a la sexualidad, sólo se concentró en un segmento de ésta: los depravados. Un gran número de los “entrevistados” eran criminales culpables de agresiones sexuales, pedófilos (que abusaban sexualmente de los niños) y exhibicionistas. Alrededor del 25% de ellos eran ex-reclusos o presidiarios, la mayoría de los cuales se inclinaban hacia los actos sexuales ilícitos. Kinsey y sus investigadores observaron y tomaron notas sobre varios “experimentos” filmados, que mostraban diferentes tipos de comportamientos sexuales aberrantes, especialmente de actos sexuales entre hombres homosexuales.

Las investigaciones llevadas a cabo con varios cientos de niños consistieron en actos sexuales perpetrados por un grupo de nueve personas. Algunas de ellas fueron “entrenadas”. El Informe Kinsey sobre los Hombres, afirma que los niños reaccionaron a las manipulaciones sexuales por parte de los nueve adultos de diversas maneras: se retorcían, gritaban horriblemente, tenían violentas convulsiones, grandes temblores y/o experimentaban horribles dolores. Todo esto se llevó a cabo supuestamente para “demostrar” que los niños son seres sexuales que pueden “disfrutar” del placer sexual igual que cualquier adulto, y que podrían beneficiarse de las relaciones sexuales.

No existe documentación alguna sobre quiénes eran los niños o de dónde provinieron. Sin embargo, a pesar de que los experimentos eran fradulentos y carecían de verdadera validez científica, los conceptos de Kinsey hicieron su aparición después en los cursos de “educación” sexual. John Bancroft, que actualmente dirige el Instituto Kinsey, ha dicho que “un practicante de la pedofilia mayor de edad (que tuvo relaciones sexuales con cientos de hombres, mujeres, niños y animales), fue la fuente de los datos sexuales de Kinsey con respecto a los niños”. Sin embargo, Judith Reisman, coautora del libro Kinsey, Sex and Fraud, se ha mostrado escéptica en relación a la declaración de Bancroft. Reisman ha afirmado que “si usted alega que fue solamente uno [el de los datos sexuales] y esa persona ya ha muerto, entonces usted se encuentra en una posición de mayor ventaja que la de admitir que fueron varios hombres y que algunos de ellos todavía no han muerto”.

La Dra. Reisman recientemente pidió que el Congreso de los EE.UU. llevara a cabo una investigación acerca del Informe Kinsey. La Dra. Reisman cree que ya es hora de que la comunidad científica norteamericana “reexamine el grupo de investigadores de Kinsey y lo denuncie como una fuente de fraudes y mentiras” La Dra. Reisman cree que el público americano debe estar al tanto de la fraudulenta labor realizada por el grupo de Kinsey, ya que se cita a éste ampliamente como una fuente “autorizada” sobre el comportamiento sexual humano.

Deja un comentario